Casos de éxito

Grosso Napoletano

22/2/2024

Un antes y un después a nivel organización en mi negocio.

Marcos Graciotti

Grosso Napoletano se ha convertido en la mejor pizzería artesana del mundo según el ranking '50 Top Pizza 2023'. Hablamos con uno de sus fundadores, quien nos cuenta la historia y propósito de esta cadena que cada día conquista más paladares.

Aunque la pizza napolitana es una de las más conocidas del mundo, también podemos encontrar otras versiones alrededor del globo como la pizza romana, la pizza argentina, la New York Style o la pizza estilo chicago, o incluso en otras culturas gastronómicas podemos encontrar otros platos de lo más parecidos a esta receta italiana, como es el caso del 'pide', también conocido como pizza turca, o el manakish, de la cocina libanesa.

Si hiciésemos una encuesta a nivel europeo o incluso a nivel global sobre la comida preferida de los ciudadanos, muy probablemente en el top tres encontraríamos la pizza, este archiconocido plato de origen italiano que que cada día conquista más paladares y cuya cultura se ha arraigado desde hace tiempo tanto en España como en el resto de países del mundo.

¿Cómo algo tan sencillo como una masa elaborada con harina, agua y sal cubierta con ingredientes tan mundanos como el jamón cocido, el queso o el tomate puede convertirse en un plato tan exquisito? Se podría decir que la pizza es el claro ejemplo de que no hace falta gastarse una fortuna ni rebuscar los ingredientes más nobles para contentar al paladar.

Grosso Napoletano, una revolución calidad-precio

Aunque abrió sus puertas en 2017, cuando en el panorama gastronómico español, especialmente en las grandes ciudades, ya podíamos encontrar un sinfín de restaurantes italianos y cadenas de pizza, Grosso Napoletano nació con el fin de llevar la tradición napolitana a la excelencia también en España y demostrar que se podía conseguir un producto bueno, bonito y barato. Y así fue.

En el 2009 Jorge Blas y Hugo Rodríguez de Prada, los fundadores de Grosso, coincidieron viviendo en Nueva York, donde comenzaron a analizar los cambios que estaban sufriendo la gastronomía y cómo algunos productos tan populares como las hamburguesas estaban viviendo una auténtica revolución en cuanto a calidad de producto. "Durante esos años había un boom alrededor de todo lo que tenía que ver con este plato y estaba pasando de ser una comida considerada como fast food a convertirse en algunos casos en algo gourmet, con diferentes carnes, panes, salsas, acompañamientos... Esta revolución comenzaba a consolidarse como un segmento maduro que muchos estaban investigando y que hacía que cada vez hubiera una mayor competencia", asegura Hugo Rodríguez de Prada.

news
Recibe las últimas noticias de taclia. Suscríbete a nuestra newsletter.
Correo electrónico
Suscribirme