Gestiona tu negocio gratis. Más de 15.000 usuarios ya lo están usando. Únete a taclia.
Volver

Trucos para reducir el consumo de combustible

3/2/2022

La mayoría de las empresas cuentan con un vehículo de empresa, o varios, si eres una de esas empresas de mantenimiento que si se lo para a pensar cada día cuenta con muchas furgonetas de trabajo repartidas por la comarca. 

Los vehículos de empresa suponen una inversión inicial bastante grande, pero su uso también gasta y es que hay que pagar el combustible. El consumo, depende mucho de donde trabajes, si es en ciudad, seguramente, consumas más que si trabajases en zonas más aisladas, pero esto no se elige y no debería ser un condicionante que determine tus lugares de trabajo. 

Por eso, en este artículo encontrarás algunas claves para reducir el consumo de combustible de tus vehículos de empresa que deberás trasladar a tus trabajadores y, si es posible, asegurarte de que lo están cumpliendo. Además, no es solo beneficioso para la cuenta de la empresa, el medio ambiente también lo agradecerá. 

¡Consejos para ciudad y consejos para carretera!

No es lo mismo conducir por ciudad que por carretera, los atascos, los semáforos y las rotondas son algunos de los puntos donde más frenas, cambias de marchas, aceleras y vuelves a frenar y, evidentemente, donde más combustible consumes. 

En ciudad:

  • Evita frenar y acelerar de forma brusca: respeta las señales de circulación para llevar una velocidad adecuada. No respetarlos puede ahorrar tiempo, pero no dinero. 
  • Si el vehículo queda inmovilizado más de 1 minuto, lo mejor es apagar el motor si no lo hace automáticamente. Si lo hace, asegúrate de que tus trabajadores no lo desactivan, es una manera eficiente de conducir. 
  • Evita circular mucho rato con las marchas más cortas (la primera y la segunda). 

En carretera:

  • Ten en cuenta el uso eficiente de las marchas: al igual que conduciendo por ciudad, sube de marcha al llegar a las 2.000 revoluciones y baja cuando estés en 1.000. 
  • Conduce entre 80 y 90 km/h: es la velocidad ideal para la gran parte de vehículos y si se supera ese límite empieza a ser menos eficiente y se desperdicia combustible. 

Técnicas para ahorrar combustible en cualquier tipo de conducción

Seguramente, tu empresa combine ambos tipos de conducción y puedas aplicar todas las técnicas explicadas anteriormente, aunque existen muchas más que pueden ayudarte a ahorrar en la gasolina de tus vehículos de empresa. 

Evita los atascos

Las horas punta suelen ser complicadas para todos, el tráfico es muy lento lo que conlleva una velocidad muy reducida y contínuas paradas, con ello, más consumo de combustible. Por otro lado, el estrés de los trabajadores por no llegar a tiempo puede suponer un mayor desgaste del vehículo. 

En estos casos, lo fundamental es contar con una aplicación que ayude a los trabajadores a conocer el estado de tráfico y las rutas alternativas que puede tomar, un buen ejemplo es Google Maps, que planifica rutas, te indica la duración de la ruta, la velocidad que debes llevar y los accidentes u otras causas de retenciones. 

No corras

Revolucionar mucho el coche y frenar de manera brusca aumenta mucho el consumo de combustible, procura llevar una velocidad adecuada que evite sustos y haga que la conducción sea mucho más barata.

Si es inevitable pasar por un atasco, recuerda reducir la velocidad a medida que vas parando, no frenes de golpe y ve cambiando de marcha conforme la velocidad disminuye. Además, de esta manera puede ser que mientras reduces el tráfico vuelva a ser fluido y evites parar el vehículo, cosa que ahorra bastante combustible. 

Planifica la ruta

Procura salir con el tiempo necesario para llegar a tiempo, ir con prisas al volante nunca es recomendable y supone conducir de manera más agresiva y menos eficiente. Antes, comentábamos cómo aplicaciones como Google Maps pueden ser un gran compañero a la hora de desplazarte con el vehículo de empresa. 

Pero no solo eso es importante, si sabes que dos de tus trabajadores van a hacer un servicio cerca quizás es mejor que se desplacen en el mismo vehículo y no en vehículos separados. Por otro lado, si conoces a la perfección las tareas que llevan a cabo diariamente tus trabajadores puedes asignarle dos que sean próximas al mismo. 

La organización es fundamental y para ello aplicaciones que incorporen todos los datos de un servicio como el cliente, la dirección o el miembro de tu equipo que lo lleva a cabo pueden ser de gran ayuda para ahorrar tiempo y dinero. Un ejemplo es la app de taclia. Si conoces qué hacen tus trabajadores, sabrás cómo planificar mejor sus tareas

Haz clic aquí para saber más sobre la app de taclia. 

Evita un ralentí prolongado

El ralentí gasta mucho más combustible que arrancar el vehículo, por eso, los más modernos se apagan al detenerse, por ejemplo, en un semáforo. Un coche en ralentí entre 5 y 10 minutos diarios puede gastar hasta 150 litros de combustible al año, por eso, es recomendable parar el vehículo si pasa más de 1 minuto parado, por ejemplo, en los atascos. 

Vehículos modernos

Para ahorrar combustible el uso de marchas es importantísimo. Conducir con la marcha incorrecta puede gastar mucho combustible, ya que, por ejemplo, si estás en una subida y llevas una marcha más de la que deberías, el coche se esfuerza mucho y con ello, gasta más gasolina de la recomendada. 

Actualmente, muchos vehículos saben qué marcha debes poner en cada momento dependiendo de a cuantas revoluciones esté el vehículo y así lo indican en la pantalla. Aunque, claro está, también puedes optar por vehículos automáticos que lo hagan de forma autónoma. 

Revisa la presión de los neumáticos

Una presión de los neumáticos adecuada reduce el uso de combustible, si tienen menos aire del que deberían, es mayor la fricción del neumático con la carretera y el vehículo necesita más combustible para moverse. Con una buena presión se evita eso y, además, se alarga la vida del neumático. 

Reparte bien la carga del vehículo

Si es una furgoneta de trabajo seguramente en la parte trasera haya materiales y herramientas, ordénala para que el peso esté repartido.

Tarjetas de combustible

Si pagar combustible es algo casi diario en tu empresa puede ser de gran ayuda contar con tarjetas de combustible que te ayuden a controlar el gasto y reducirlo. Estas tarjetas son planes personalizados que suponen un ahorro en el gasto final de combustible y además un mayor control. 

Gas GLP en vehículos de empresa

Algunas de las alternativas al consumo de combustible son los vehículos que alternan el combustible más popular, la gasolina y otros más novedosos como el Gas Licuado de Petróleo (GLP). En estos casos, lo más inteligente es valorar si es un modelo de conducción y consumo apto para tus trabajadores o, también, probar adquiriendo un solo vehículo cuál es el nivel de ahorro. 

El GLP es el combustible alternativo más usado a nivel mundial. Tiene algunas ventajas como el coste, que supone un 45% menos que la gasolina y emite un 15% menos de dióxido de carbono (CO2). Además, el motor se deteriora mucho menos que en un vehículo de gasolina porque desprende menos residuos. 

Por otro lado, el GLP tiene algunos inconvenientes, como que el motor tiene un 5 o 10% menos de potencia que cuando usa gasolina y, por lo tanto, consume un 5 o 10% más, porque el motor trabaja más y pide más combustible.  Ten en cuenta que necesita gasolina, ya que estos vehículos siempre arrancan con este combustible. 

 

Con la app de taclia puedes gestionar tus tareas y servicios de una forma eficiente, de manera que tus trabajadores solo se muevan lo imprescindible y a lugares cercanos a los que estén trabajando. Con taclia sabes en todo momento qué pasa en tu empresa y así puedes planificar mejor, ahorrar tiempo y dinero.