Gestiona tu negocio gratis. Más de 15.000 usuarios ya lo están usando. Únete a taclia.
Volver

Ventajas y desventajas de la retribución en especie

11/3/2022

En las empresas muchas veces el dinero no lo es todo, por eso, algunas optan por recompensar a sus trabajadores con algo un poco distinto al dinero: la retribución en especie. Es una alternativa legalmente reconocida y sirve para cuando el empresario quiere premiar de alguna forma a sus operarios, pero desea evitar el dinero físico

Además, suele suponer un valor añadido para la relación entre empresario y trabajadores, ya que los operarios obtienen ciertas ventajas fiscales de la retribución en especie. En este artículo te explicamos las ventajas y desventajas de la retribución en especie y te ponemos algunos ejemplos. 

¿Qué es la retribución en especie?

La retribución en especie es como el sueldo que recibe el empleado de la empresa, pero en lugar de ser dinero físico es un bien o servicio. Normalmente, estos bienes o servicios le interesan al trabajador y lo único que hace la empresa es gestionarlos. 

En muchas empresas, es el trabajador el que elige qué bienes o servicios irán para el sistema retributivo y qué parte del sueldo se le pagará en efectivo. Lo que provoca que en algunos casos puedan acceder a bienes o servicios que sin este tipo de retribución sería impensable. 

Las empresas son las que a través de la economía de escala consigue los bienes y servicios que forman parte de la retribución en especie de sus trabajadores sin que suponga un coste extraordinario. 

La normativa de la retribución en especie

Además, estos bienes y servicios están exentos del IRPF (aunque hay excepciones) y su valor no puede superar el 30% del salario bruto anual del empleado. Por otro lado, es obligatorio que para que el empleado se beneficie de la retribución en especie esté cobrando un salario superior al SMI

Los bienes o servicios que formen parte de la retribución en especie siempre aparecerán en la nómina con su valor monetario, ya que en caso de despido computan para la indemnización, también cuentan para la base de cotización. Y, si no están exentos de pagar el IRPF, tendrán una repercusión fiscal a la que hacer frente. 

Ejemplos de salario en especie 

  • Transporte de la empresa: en ocasiones, el empresario pone a disposición de los empleados un autobús para acudir al puesto de trabajo o le facilita los abonos del transporte público. De esta manera, llegar al trabajo no le cuesta parte del sueldo. En el caso del transporte público, queda exenta de retención por IRPF si no supera los 136,36€ mensuales
  • Servicio de guardería: para que la empresa ayude a los operarios a conciliar su trabajo y su vida familiar, pueden ofrecerse vales de guardería que puedan usarse en alguna escuela cercana al lugar de trabajo. Algunas empresas más modernas preparan un espacio para convertirlo en la guardería a la que acuden solamente los hijos de los trabajadores. Estos costes quedan totalmente exentos de retención del IRPF.
  • Dieta: algunas empresas deciden costear los precios de comida de los operarios, algo que es muy positivo si son empleados que tienen jornada partida. Puede hacerse, o bien, con un comedor dentro de la empresa o bien con los famosos tickets de restaurante. Para quedar exento de impuestos el importante no puede superar los 9€ diarios
  • Formación: que los operarios continúen formándose siempre se valora y es útil para el desarrollo de la empresa. Este tipo de retribución en especie, además, si la formación está relacionada con su trabajo queda exenta de impuestos
  • Seguro: en muchas empresas los trabajadores tienen un acceso más barato que el resto de la población a los seguros médicos privados y, pueden beneficiarse él y otros miembros de la unidad familiar. El límite para no pagar impuestos es de 500€ anuales por empleado

Ventajas de la retribución en especie para los trabajadores 

  • Gracias a las ventajas fiscales que atrae la retribución en especie, el operario gana el mismo dinero físico, pero acaba ganando más, ya que esos bienes y servicios tienen un valor que no está pagando. 
  • La conciliación familiar siempre es algo muy positivo, disminuye el estrés y el sentido de pertenencia del trabajador con la empresa aumenta, por lo que los seguros médicos o el servicio de guardería son facilidades que siempre se agradecen. 
  • Se benefician de declarar en la declaración de la renta un salario base que no le hace pagar tantos impuestos como sí lo harían si la retribución en especie fuera algún tipo de plus en el sueldo base. 
  • El trabajador puede ahorrar dinero ya que existen ejemplos de retribución en especie que, en caso de no recibirla por parte de la empresa, sería un coste extra que tendría que pagar de su bolsillo. Le permite cubrir necesidades básicas como las dietas, el seguro médico o el transporte que, si corrieran de su bolsillo, se llevarían una gran parte del salario cada mes. 

Ventajas de la retribución en especie para la empresa 

  • En muchas ocasiones aumenta la motivación del operario con el proyecto empresarial, puesto que la empresa le ofrece ventajas para su día a día muy necesarias. Esta motivación, evidentemente, se traduce en productividad y en una reducción del absentismo considerable. 
  • Al principio es un coste extra para empezar a ofrecer los recursos, pero, a la larga, no supone el mismo coste que si el valor de los servicios se tradujera en dinero físico que se incluyera en la nómina del operario. 
  • Es una buena técnica de retener el talento, en muchas ocasiones que te permitan formarte dentro de la empresa sin ningún tipo de coste extra hace que los empleados estén más comprometidos. Además, las facilidades que da la retribución en especie también se extrapolan a cualquier ámbito de la vida del trabajador. 

Desventajas de la retribución flexible

Es un punto negativo de la retribución en especie que no se recoja en el convenio colectivo de los trabajadores, ya que algunas empresas se aprovechan de esto para especular. Por otro lado, la retribución en especie no es algo fácil de implementar, primero, se debe contar con una buena estructura empresarial y organizada, para que así se le asignen los recursos necesarios para que funcione correctamente. 

No tenemos que olvidar que si es algo nuevo debemos preocuparnos por cómo se lo comunicamos a nuestros empleados para que lo entiendan y puedan acogerse a la retribución en especie conociendo, por ejemplo, las ventajas fiscales que le traerá. En este sentido, la comunicación interna debe ser efectiva y para ello se tendrá que invertir en ella cuando se implante la retribución en especie.

Además, el plan de retribución debe adaptarse a las necesidades de todos los trabajadores, si en tu plantilla abundan las personas jóvenes y solo hay un trabajador con hijos, quizás es más recomendable que destines capitales a permitirles formaciones que no a instalar una guardería.