Gestiona tu negocio gratis. Más de 15.000 usuarios ya lo están usando. Únete a taclia.
Volver

Marketing operativo para aumentar tus beneficios

7/7/2022

El marketing operativo es una de las estrategias de marketing más populares para las empresas que necesitan aumentar sus beneficios y quieren hacerlo a corto plazo, es decir, de forma rápida y sencilla. Aunque como todas las estrategias de marketing también suponga una inversión, esta es menor si lo comparamos con el marketing estratégico

A diferencia del marketing estratégico que estudia y analiza el mercado para consolidar y fidelizar su relación con el cliente, el marketing operativo lo que pretende es aumentar sus ventas a corto plazo, lo que se consigue implementando acciones como la modificación del precio o el diseño del packaging. 

Tanto el marketing operativo como el marketing estratégico son imprescindibles para que la estrategia de una empresa para aumentar sus beneficios sea eficaz. Por eso, implementar ambas suele ser la mejor opción. Eso sí, si tu empresa todavía no cuenta con los recursos necesarios para hacerlo, seguro que una estrategia de marketing operativo te ayudará. 

Descubre qué es el marketing operativo y cómo puede ayudarte a aumentar tus beneficios. Te proporcionamos ejemplos de marketing operativo para que apliques a tu empresa

Qué es el marketing operativo

El marketing operativo es aquella estrategia empresarial que se encarga de las acciones, de todas aquellas técnicas que se van a llevar a cabo en conformidad con el plan de marketing de la empresa. Normalmente, cuando una empresa crea un plan de marketing fija una serie de objetivos, estrategias y acciones a llevar a cabo. De las acciones se encarga el marketing operativo.

Las funciones principales del marketing operativo tienen el objetivo de dar a conocer a los consumidores y a los potenciales consumidores el producto o servicio que se oferta. Por eso, una de las funciones del marketing operativo más importante es la comunicación

Por qué implementar el marketing operativo en tu empresa

Una de las principales razones por las que implementar el marketing operativo en tu empresa es el aumento de tus ventas y, por lo tanto, de tus beneficios. Para ello, es necesario que la estrategia se implante siguiendo una serie de pasos imprescindibles para obtener los resultados que necesitamos a corto plazo. 

Primero, debes conocer las características del marketing operativo. Después, te descubrimos algunos ejemplos de marketing operativo para que los pongas en práctica en tu empresa. 

Características del marketing operativo 

  • Basado en acciones. Observa una necesidad o problema e intenta resolverlo de la manera más rápida y eficaz posible, sin detenerse varios meses en analizar y estudiar la situación. 
  • Ejecución a corto plazo. Son cambios muy concretos por lo que se ejecutan de manera rápida y los resultados también suelen verse a corto plazo. Son acciones sencillas que pueden llevarse a cabo rápidamente, aunque no por ser sencillas son poco efectivas. 
  • Beneficios a corto plazo. El objetivo es siempre los beneficios a corto plazo. 
  • Práctico. No propone soluciones que abarcan muchas áreas de la empresa y que se definen ampliamente, es muy concreto, por ejemplo, un cambio en el eslogan de la empresa. 
  • Percibido como cambios importantes. Los clientes o potenciales clientes suelen percibir estos cambios como transformaciones relevantes para la empresa. Esto sucede, por ejemplo, cuando se cambia el logo de la empresa. 

Diferencia entre marketing operativo y marketing estratégico 

La diferencia entre marketing operativo y marketing estratégico es clara. El marketing operativo se encarga de llevar a cabo las acciones, el marketing estratégico de pensar la estrategia que debe llevarse a cabo para vender más. 

Eso sí, no son dependientes el uno del otro, ya que es necesario tener en cuenta las necesidades de tu empresa para determinar qué tipo de marketing será más eficiente. El marketing estratégico busca resultados a largo plazo, al contrario, las estrategias del marketing operativo buscan resultados a corto plazo, lo antes posible. 

En resumen, el marketing operativo busca llevar a cabo acciones inmediatas para aumentar los beneficios empresariales, el marketing estratégico analiza la situación de la empresa en profundidad y estudia cuál es la mejor forma de llevar a cabo acciones. Ambas, eso sí, buscan obtener resultados, pero el operativo mucho más rápido (a corto plazo) que el estratégico. 

Ejemplos de técnicas de marketing operativo

El empaquetado del producto, el precio o anunciarte por las redes sociales son algunos ejemplos de marketing operativo que te ayudarán a aumentar tus beneficios.

Packaging

El packaging se refiere al empaquetado de un producto y su diseño es una de las estrategias del marketing operativo. Básicamente, se trata de estudiar las necesidades de los clientes y sus preferencias para cambiar la imagen de este packaging y hacerlo más útil o llamativo para el consumidor y potencial consumidor. 

Publicidad digital

Últimamente las redes sociales son el motor de muchas empresas, se han convertido en la mejor publicidad y la más efectiva gracias al volumen de usuarios con el que cuentan y la capacidad de muchas empresas de hacerse visibles. Algunas empresas, las que llevan menos tiempo en el sector y no han conseguido hacerse demasiado populares, optan por contratar la ayuda de influencers, personas que le hagan publicidad por menos coste que si lo hicieran en televisión, pero con más visualizaciones. 

Si quieres saber cómo crear una cuenta de Instagram de éxito para tu empresa haz clic aquí.

Cambio del precio de un servicio o producto

En ocasiones una buena estrategia de marketing operativo son las ofertas, una buena manera de llamar la atención del cliente para que adquiera el producto o servicio. El precio siempre es algo importante a la hora de desembolsar una cantidad de dinero, por lo que intentar captar nuevos clientes a través de este es una idea excelente. 

Productos alternativos

En muchas empresas se opta por dar a elegir al consumidor el producto o servicio que desea. Cuando la empresa quiere lanzar un nuevo producto o servicio, pero no tiene claro cuál es el que agradará más al cliente suele lanzarlos todos y, en base a la demanda, acaba determinado cuál o cuáles son los que deben quedarse en su stock en un futuro.