Gestiona tu negocio gratis. Más de 15.000 usuarios ya lo están usando. Únete a taclia.
Volver

Los beneficios de contar con un buen organigrama

12/7/2023

Los organigramas son elementos fundamentales para cualquier empresa, sirven generalmente para determinar la organización del trabajo y para que todos los miembros de la empresa conozcan la estructura de esta. 

Todas las empresas necesitan un organigrama, aunque es cierto que existen diversos tipos de organigrama de empresa. Cada uno de estos organigramas tienen ventajas e inconvenientes y se aplican según las necesidades organizativas de la empresa. 

El organigrama de empresa es muy útil para que tus empleados sean productivos, si conocen en todo momento a quién recurrir y cómo se estructura la empresa o algún proyecto de esta, la comunicación será mucho más rápida y eficaz.

En este artículo, te contamos qué es un organigrama, que tipos de organigramas existen y qué organigramas son más útiles para tu empresa. 

Qué es un organigrama

Un organigrama de empresa es, sencillamente, una representación gráfica de la estructura de la empresa. Incluyen diferentes aspectos, puede que representan las jerarquías personales de la empresa, o solo los departamentos de esta.

Pueden marcar las responsabilidades, las relaciones del capital humano de la empresa y las diferentes funciones de los empleados y es útil porque su formato visual hace que pueda comprenderse de forma fácil y rápida. Actualmente, sabemos que un buen organigrama puede incluso ayudarte a tomar decisiones

También, es interesante ver cómo los organigramas nos permiten conocer las interrelaciones entre empleados, departamentos o encargados de una empresa. 

Tipos de organigramas

Elegir un tipo de organigrama u otro depende de la información que quieras extraer del mismo. Por ejemplo, un organigrama horizontal no te dará la misma información que uno funcional y, por lo tanto, no será útil si lo que buscas es conocer las funciones de cada departamento y no tanto las jerarquías

Estos son los tipos de organigramas que existen y qué uso puedes darle a cada uno:

Organigrama horizontal, vertical o mixto

Los tipos de organigramas horizontales, verticales o mixtos nos informan de cómo se distribuye la información. En los organigramas horizontales se distribuye la información de manera descendente, las responsabilidades importantes en el lado izquierdo, el resto, en la derecha y se señalan los departamentos o responsabilidades que tienen dichas personas. 

En los organigramas verticales también la organización es de manera descendiente, aunque es más sencillo que el horizontal, ya que arriba se colocan las personas o departamentos con más responsabilidad y, en la parte inferior, los que cuentan con menos responsabilidades. 

La diferencia entre los organigramas horizontales y los verticales es que en los horizontales las jerarquías se muestran de izquierda a derecha, en el lado izquierdo las personas o departamentos con más responsabilidad. En cambio, en el organigrama vertical las jerarquías se muestran de arriba abajo, siendo la parte superior donde se encasillan los mandos superiores. 

Los organigramas mixtos incluyen los organigramas horizontales y verticales. Se combina la estructura del horizontal y del vertical, se señalan en la parte superior los cargos superiores y, en la parte horizontal se señalan los departamentos que se interrelacionan y comunican con frecuencia. Es uno de los más populares hoy en día.

Organigrama funcional

El organigrama funcional también es jerárquico, aunque no se centra en las personas como sí que pueden hacerlo los anteriores, sino que se centra en los departamentos. Son útiles porque cuando se organiza por departamentos es fácil que los empleados lo consulten frecuentemente cuando necesiten acudir a alguna área de la empresa concreta.

Organigrama analítico

El organigrama analítico es conocido por ser el más completo. Su objetivo es analizar el comportamiento de los diferentes departamentos de la empresa, lo que hacen es aportar la información necesaria para tomar decisiones. No siempre incluyen a los departamentos o a las personas, sino que puede ser un organigrama del estado de unos presupuestos de gasto.

Algo muy positivo de este tipo de organigrama es que son muy adaptables, pueden aplicarse a cualquier situación de la empresa y sirven para que todos los empleados conozcan alguna situación de forma fácil y, además, puedan tomar decisiones más rápidamente. Eso sí, deben estar actualizados

Beneficios de tener un buen organigrama para tu empresa

Los organigramas cuentan con múltiples beneficios y, aunque tu empresa sea pequeña, es necesario que todos conozcan los diferentes departamentos y cómo se interrelacionan con ellos, así como la organización de algunos proyectos si optas por el organigrama analítico.  

  • Sirven para organizarnos. Ayudan a definir los departamentos de la empresa o los ejes principales de los objetivos empresariales. Son muy útiles para comprender puntos clave de la estructura de la empresa. 
  • Muestran las jerarquías. Muestra las relaciones entre los empleados de una empresa, sirve para que todos conozcan a quién dirigirse en caso de necesidad o problema. 
  • Son visuales. Permiten conocer de forma fácil y rápida algo que, si no fuera visual, podría olvidarse fácilmente. 
  • Son actualizables. Es importante tener en cuenta que los organigramas no son un esquema fijo, sino que varía en función de los cambios que sufre la empresa y su organización, por lo que es un esquema al que recurrir siempre que hay cambios y es necesario explicarlos a los empleados. 
  • Mejora la comunicación interna. Para fomentar la productividad empresarial es importante conocer cómo se estructura y organiza el trabajo en la empresa. Tus empleados deben tenerlo claro, esto facilitará muchas preguntas que quedan resueltas con los organigramas.