Gestiona tu negocio gratis. Más de 15.000 usuarios ya lo están usando. Únete a taclia.
Volver

¿Cuál es la diferencia entre contratar y subcontratar?

16/2/2022

Contratar y subcontratar son dos maneras diferentes de gestionar las tareas de tu empresa. 

Contratar implica que la empresa realice por sí misma, a través de su equipo, las tareas que necesita para desarrollar su actividad empresarial. Es la forma más común de trabajar. 

Por otro lado, subcontratar significa externalizar ese servicio a una empresa o proveedor que lo lleve a cabo. Mayoritariamente, se subcontrata cuando la empresa no tiene la capacidad o los recursos internos para llevar a cabo una tarea que necesita efectuar. 

¿No sabes si contratar o subcontratar servicios? Te damos las claves para que valores cuál es la mejor opción para tu empresa

 

Pros de subcontratar

Las ventajas de subcontratar son múltiples, aunque alguna de las más destacadas es disponer de un experto en una tarea determinada que lleve a cabo un servicio de forma eficaz y satisfactoria tanto para ti como para tus clientes. 

Normalmente, se subcontrata cuando se necesita una ayuda específica por un tiempo limitado, y te garantiza calidad y ahorrar tiempo intentando hacer algo que, o bien no sabes, o bien no cuentas con las herramientas necesarias para poder hacer. 

Por ejemplo, si lo que deseas es crear una página web para tu empresa, bien puedes hacerlo tú mismo, pero seguramente no eres un experto, invertirás mucho tiempo y los resultados no serán los mismos que te podría proporcionar la subcontratación de un diseñador web. 

En muchas ocasiones, además, resulta más barato subcontratar el servicio que crear la estructura necesaria en tu empresa para contar con un equipo que lleve a cabo ese trabajo.

Contras de subcontratar

Depender de terceros en ocasiones puede perjudicar a tu empresa porque genera dependencia con los proveedores. Si el subcontratado deja de ofrecernos el servicio podría tener implicaciones negativas en el funcionamiento de nuestra empresa si su trabajo formaba parte de una de nuestras actividades principales. 

Si el servicio externalizado tiene que ver con alguna actividad clave como la comunicación con el cliente se puede llegar a perder control sobre la relación con este, algo que puede llegar a ser muy perjudicial. La confianza de tus clientes es básica para el buen funcionamiento del negocio y, una subcontrata puede dañarla. Además, puedes dejar de recibir el feedback que necesitas para continuar creciendo.

Cuando se realiza un servicio se genera conocimiento (know-how), como la resolución de incidencias, problemas, posibles mejoras, etc. Esto pasa a ser información muy valiosa con la que cuenta el proveedor y puede no llegar a nuestra empresa. 

No siempre conviene ceder una parte de nuestros clientes y trabajo a otra empresa o profesional, puede acabar convirtiéndose en un competidor más que conoce a la perfección el sector y una tarea que tu empresa no tiene capacidad de realizar por su cuenta.

Pros de contratar

Uno de los aspectos más complicados a la hora de subcontratar es elegir a una buena empresa o profesional que haga el servicio. Por eso, hay ocasiones en que contratando se acaba ganando. Te aseguras de que el trabajo se lleva a cabo de la manera que se realiza en tu empresa, siguiendo los plazos y técnicas de trabajo que más la benefician

Además, siempre conviene valorar cuánto necesitamos esa reducción de costes que nos aporta la subcontrata pues, a largo plazo, habremos creado una dependencia a ese profesional que podría jugar en nuestra contra.

Contras de contratar

Si acabas de empezar o no cuentas con el capital necesario para hacer esta inversión en personal contratar puede ser muy perjudicial para tu empresa. En estos casos, subcontratar es una buena opción, puedes usarlo como una solución a corto o medio plazo que te garantice cubrir un área de trabajo con el nombre de tu empresa. 

Si el proyecto debe realizarse en poco tiempo, contratar puede no ser una buena opción, pues cuando entra alguien nuevo a la empresa necesita un tiempo de adaptación y que la empresa cree la estructura necesaria para poder abarcar esa nueva actividad. Al contrario, las empresas de subcontratación tienen la capacidad técnica, operativa, económica y humana para llevarla a cabo en menos tiempo. 

Además, muchas empresas deciden no subcontratar, pero tampoco contratar. Es decir, cargar con más volumen de trabajo al personal que ya está en plantilla; esta práctica sólo tendría sentido temporalmente, para no perder capacidad de innovación (porque no invierten el tiempo necesario para ello) y la satisfacción del equipo.

¿Para qué empresas de servicios es mejor subcontratar?

Lo primero que debes plantearte cuando decidas si contratar o subcontratar los servicios de alguien es cuántas veces vas a necesitar su ayuda. Si es algo esporádico, aunque se repita algunas veces durante el año, mejor subcontrátalo. 

Debes valorar la importancia del servicio que quieres contratar o subcontratar, si no afectará enormemente al desarrollo de tu actividad, subcontrátalo. Por ejemplo, si lo que quieres es ordenar el almacén, aunque sea algo que ayude a la organización de tus empleados y su bienestar en la empresa, no es esencial para que se desarrolle el trabajo, por lo tanto, mejor subcontratar el servicio. 

Si no cuentas con la capacidad económica para mantener a ese trabajador en el tiempo, aunque el beneficio sea mayor si realizas el servicio con un miembro de tu empresa que si subcontratas la mano de obra, probablemente es mejor que no te arriesgues.

¿Para qué empresas de servicios es mejor contratar?

Debes valorar si el servicio es esencial o no, si lo es para que tu empresa funcione correctamente siempre se recomienda contratar, eso garantiza que la demanda se cubra de la manera más eficaz posible, siguiendo las normas y procesos de producción de tu empresa y no las de alguien externo. 

Si tu empresa cuenta con los recursos económicos, humanos y técnicos para cubrir de manera autosuficiente esa demanda, subcontratar sólo debe ser algo temporal, probar un tiempo para ver si merece el esfuerzo o no, pero, en definitiva, lo mejor es que no apoyes a tu competencia.

Contrata a los trabajadores adecuados para tu empresa de servicios

Si estás valorando contratar o subcontratar seguramente ya conozcas el área en la que necesitas invertir en tu empresa, por eso, tienes uno de los pasos más importantes a la hora de iniciar un proceso de contratación cubierto: identificar la necesidad.

Como sabes, el éxito de tu empresa depende en gran medida de la calidad del personal contratado, por eso debes definir las habilidades y actitudes que debe tener el candidato ideal para aumentar el valor de tu empresa, su rentabilidad y producción. 

Eso sí, los procesos de reclutamiento de personal son complicados y deben seguir una serie de pautas para que sean satisfactorios y no supongan una pérdida de tiempo y, con ello, de capital. Haz clic aquí para saber las mejores técnicas para encontrar personal para tu empresa de servicios. 

Además, debes saber cómo hacer una oferta de trabajo, dónde publicar la oferta de empleo y cómo diseñarla para atraer al candidato perfecto. Aquí puedes descubrir cómo escribir una oferta de trabajo paso a paso.

Si quieres digitalizar tu negocio con una herramienta gratuita y fácil de usar y al mismo tiempo tener a tu alcance una lista con toda la información de tus trabajadores, conoce qué es taclia